Se tu propio Terapeuta

Enseñanza dada en Melbourne, Australia, en 1975. Editada por Nicholas Ribush. Tomada del Lama Yeshe Wisdom Archive -LYWA. Traducida al castellano por voluntarios del Centro de Meditación Budista Yamantaka de Bogotá.

La forma como vivimos y pensamos, todo está dedicado al placer sensorial. Consideramos los objetos materiales de importancia vital y nos dedicamos fervientemente a cualquier cosa que nos haga felices, famosos y populares.

Lama Yeshe

Aun cuando todo esto proviene de nuestra mente estamos tan preocupados por los objetos externos, que nunca miramos hacia dentro ni nos cuestionamos, qué es lo que los hace tan interesantes. No obstante, esta mente es parte inseparable de nosotros ; en tanto existamos, nuestra mente permanece ahí en nosotros. Así vamos siempre subiendo y bajando. No es nuestro cuerpo el que sube y baja ; es nuestra mente, la mente cuyo funcionamiento no entendemos. Por ello a veces debemos examinarnos a nosotros mismos, no sólo el cuerpo, sino la mente, puesto que es ella la que nos dice qué hacer. Tienes que conocer tu propia psicología o, en terminología religiosa, quizás podríamos decir, tu naturaleza interna. Mas no importa cómo la llames, tienes que conocer tu propia mente.

 

No creas que examinar y conocer la naturaleza de tu mente es simplemente un cuento de los orientales. Esa es una concepción errónea, no es un asunto que concierne sólo a los orientales, te concierne a ti. ¿Cómo puedes separar tu cuerpo, o la imagen que tienes de ti mismo, de tu mente? Tú no puedes decir que tengas el poder de separar tu cuerpo y tu mente, eso es imposible. Tú crees que eres una persona libre en el mundo, que disfruta de todo. Eso es lo que piensas, pero no eres libre. No quiero decir con esto que estés bajo el control de alguien más ; te oprimen tu propio apego y tu propia mente que carece de control. Si eres capaz de descubrir cómo te oprime, esa mente descontrolada desaparecerá automáticamente. Así pues, conocer tu propia mente es la solución a tus problemas mentales.

 

Un día el mundo te parece hermoso y al siguiente todo está mal. ¿Cómo puedes decir esto? Científicamente, es imposible que el mundo cambie tan radicalmente de un día a otro. Es tu mente la que hace que esto suceda. No creas que esto es un dogma religioso, tus altibajos no son un dogma religioso. No estoy hablando de religión, estoy hablando de la forma como diriges tu vida diaria ; eso es que te hace tener altibajos. La gente y el entorno no cambian radicalmente, los cambios están en tu propia mente. Seguramente puedes comprender esto, es muy simple. De igual forma, una persona cree que el mundo es hermoso y que la gente es maravillosa y bondadosa, pero otra piensa que todas las cosas y que todos las personas son horribles. ¿Quién tiene razón? ¿Cómo explicas esto científicamente? Es simplemente la proyección mental particular que cada uno hace del mundo de los sentidos. Así un día sientes hoy es así, mañana de la otra forma, este hombre es así, aquella mujer es de la otra forma. Pero ¿dónde se encuentra la mujer que por siempre es absolutamente fija y hermosa?, ¿dónde está ese hombre que es absolutamente por siempre atractivo? No existen, son simplemente creaciones de tu mente.

 

Tampoco deberías esperar que los objetos materiales vayan a satisfacerte y a hacer perfecta tu vida, eso también es imposible. ¿Cómo puede satisfacerte así sean vastas cantidades de objetos materiales ? Cómo puedes satisfacerte por acostarte con cientos de personas diferentes? Esto es también imposible. La satisfacción viene de la mente. Tu mente insatisfecha manteniéndose en un continuo cambio de una persona a otra, de un viaje a otro … eso nunca podrá satisfacerte, eso sólo es tu mente.

 

¿Sabes? si no te conoces a ti mismo, si no conoces tu propia psicología, puede que ignores lo que está ocurriendo en tu mente hasta que explote y te vuelvas completamente loco. La gente enloquece por falta de sabiduría interna, la habilidad para examinar la propia mente. No pueden comprenderse a ellos mismos, no saben hablarse a ellos mismos. Así , están continuamente preocupados con todos estos objetos externos mientras sus mentes van por dentro descendiendo hasta que finalmente estallan. Son ignorantes de su mundo interior, sus mentes están completamente unificadas con la ignorancia en vez de estar despiertas y ocupadas en el propio análisis de uno mismo. Es muy necesario que examines tus propias actitudes mentales, es esencial que te vuelvas tu propio terapeuta. Ustedes son personas inteligentes, saben que los objetos materiales por sí mismos no les pueden dar satisfacción. No obstante no necesitan embarcarse en alguna historia emocional o religiosa para examinar sus mentes. Algunas personas creen que tienen que hacerlo ; piensan que esta clase de auto-análisis es algo espiritual o religioso. Para hacer esto no necesitas encasillarte a ti mismo como un seguidor de esta o aquella filosofía o religión. Pero si quieres ser feliz tienes que examinar la forma en la que conduces tu vida. Para esto no necesitas meterte en ninguna categoría religiosa, tu propia mente es tu religión.

Cuando investigues en tu mente, no debes hacer racionalizaciones ni forzar, relájate. No te enfades cuando aparezcan los problemas. Simplemente sé consciente de ellos y de su origen conociendo su raíz. Plantéate el problema a ti mismo: He aquí este tipo de problema. ¿Cómo se convirtió en problema?, ¿qué tipo de mente ha hecho que esto se vuelva un problema?, ¿qué tipo de mente lo siente como un problema? Es muy simple ; cuando conozcas a fondo el problema este desaparecerá automáticamente. Es muy sencillo ¿no es cierto? Para que esto ocurra no tienes que creer en nada. No te creas nada. Con todo no puedes decir, no creo que yo tenga mente, no la puedes negar. Puedes rechazar cosas orientales, estoy de acuerdo, pero ¿cómo puedes rechazarte a ti mismo? ¿Puedes negar tu cabeza, tu nariz?, no puedes negar tu mente. Por tanto trátate a ti mismo sabiamente e intenta descubrir la fuente de la verdadera satisfacción.

Lama Yeshe

Cuando eras un niño te gustaban el chocolate y los pasteles y te aferrabas a ellos y pensabas: cuando sea mayor como mis padres tendré todo el chocolate y los pasteles que me apetezcan y entonces seré feliz. Tomaste ese tipo de decisión mental. Ahora ya tienes todo ese chocolate y pasteles pero estás aburrido. Entonces piensas que como eso no te hace feliz te comprarás un coche, una casa, una televisión y tendrás un marido o una esposa y entonces serás feliz. Pero ahora que ya tienes de todo ves que hay más problemas. El coche es un problema, la casa es un problema, el marido o la mujer son un problema, los niños son un problema. Te das cuenta que esto no es satisfacción.

 

Entonces, ¿qué es la satisfacción ? Reflexiona sobre todo esto y haz tus comprobaciones; es muy importante. Examina tu vida desde la niñez hasta el presente, medita. Esto es meditación, meditación analítica. En aquel tiempo mi mente era así, ahora mi mente es de esta forma. Ha cambiado en este sentido o en aquel. Como ves tu mente ha cambiado muchas veces, pero aún no has sacado nada en claro en cuanto a lo que te hace verdaderamente feliz. Lo que interpreto de esto es que tú estás perdido. No me interesa que tú te sepas mover en la ciudad, que sepas llegar a casa, que sepas dónde comprar chocolate ; en lo que a mi respecta veo que estás perdido, no puedes encontrar tu objetivo. Compruébalo honestamente y verás que tengo razón. Por eso el señor Buda dice que tú sólo tienes que saber lo que tú eres, cómo es que existes, eso es todo. No tienes que creer en nada, simplemente comprender tu mente, cómo funciona, cómo surgen el deseo y el apego, cómo aparece la ignorancia, de dónde vienen las emociones. Es suficiente con conocer la naturaleza de todo eso ; sólo eso te aporta mucha felicidad y paz. Tu vida cambia por completo, todo se da la vuelta, lo que interpretabas como algo horrible se vuelve hermoso. Es verdaderamente posible. Estoy seguro que si te hubiera dicho que todo por lo que estabas viviendo era por el chocolate y el helado hubieras pensado que yo estaba loco. No, no, no, tu mente arrogante lo hubiera rechazado. Pero mira en profundidad en el propósito de tu vida. ¿Para qué estás aquí?, ¿para conseguir una buena reputación?, ¿para acumular posesiones?, ¿para intentar ser hermoso?. No estoy exagerando, mira por ti mismo y verás. Mediante un análisis completo puedes darte cuenta de que si tu vida entera está dedicada a buscar la felicidad mediante cosas como el chocolate y el helado no tiene sentido el haber nacido humano. Los pájaros y los perros tienen el mismo tipo de actitud frente a la vida. Si piensas que eres inteligente deberías dedicarte a objetivos más elevados que los que tienen las gallinas.

 

No decido tu vida por ti, pero analiza y verás. Es mucho mejor tener una vida integrada que vivir en un completo desorden mental, de otra forma ella no tiene sentido, ni te beneficia a ti, ni a otros. Pregúntate para qué vives, ¿para el chocolate?, ¿para comer filetes?, quizás para tener una educación. Pero eso también proviene de la mente. Sin la mente, ¿qué es la educación?, ¿qué es la filosofía? Una filosofía es una forma de pensar de alguien, sus pensamientos dispuestos de determinada forma. Sin la mente no hay filosofía, ni doctrina, ni temas que estudiar en la Universidad. Todas estas cosas son creaciones de la mente.

 

¿Cómo conocer la mente?, simplemente observa cómo es que ella percibe o interpreta cualquier objeto con el que se contacte, cualquier sensación, agradable o desagradable que pueda aparecer. Entonces mira: cuando percibo este tipo de visión tiene lugar esta sensación determinada, aparece esa emoción, discrimino de tal forma, ¿por qué? Así es como hay que analizar la propia mente, eso es todo, es muy sencillo.

Monje

Cuando hayas investigado correctamente en tu mente, dejarás de culpar a los demás, reconocerás que las acciones falsas vienen de una mente engañada, de tu propia mente confundida. Cuando estés preocupado con los objetos materiales, externos, siempre echas la culpa a los demás de lo que te pasa. Entonces sufres porque proyectas ese pensamiento sobre los fenómenos externos en vez de ver su realidad. Así puedes darte cuenta de tu falsa concepción, la actitud o naturaleza de tu mente. Podrías pensar que todo esto es muy nuevo para ti, pero no es así. Cuando vas a hacer algo, primero miras si lo debes hacer o no y entonces decides. Como esto ya lo haces no te estoy diciendo nada nuevo ; la diferencia está en que no lo haces suficientemente. Tienes que analizar más. Para ello no tienes que sentarte en alguna esquina tú solo ; puedes observar tu mente todo el tiempo, incluso cuando estás hablando o trabajando con otros. Tampoco deberías creer que examinar la mente es algo que tienen que hacer sólo aquellos que están embarcados en alguna historia oriental. No pienses así.

 

Deberías darte cuenta de que la naturaleza de la mente es diferente de la naturaleza de tu carne y de tus huesos, de este cuerpo físico. La mente es como un espejo, refleja todo sin discriminación. Si tienes la sabiduría que comprende tendrás control sobre los diferentes reflejos que permites que aparezcan en tu mente como un espejo. Si ignoras completamente lo que está teniendo lugar en la mente, ella reflejará todo tipo de basura, cosas que psicológicamente te hacen enfermar. Tu sabiduría que investiga debería distinguir entre los reflejos que son beneficiosos y los que traen problemas psicológicos. Finalmente cuando realices la naturaleza del sujeto y del objeto, todos tus problemas se disolverán. Algunas personas piensan que son personas religiosas, pero ¿qué es ser religioso? Si no examinas tu propia naturaleza, no consigues desarrollar tu propia sabiduría interna, entonces ¿de qué forma eres espiritual? Tan solo la idea de ser religioso, soy budista, judío,… no ayuda en lo mas mínimo, No te ayuda ni a ti, ni a otros. Pero si has desarrollado sabiduría interna, entonces sí que puedes beneficiar a otros.

 

Los mayores problemas de la humanidad son psicológicos, no materiales. Desde que nace hasta que muere, la gente está continuamente bajo el control de sus sufrimientos mentales. Algunas personas nunca observan sus mentes cuando las cosas van bien, pero cuando algo va mal, un accidente o cualquier otra experiencia terrible, inmediatamente dicen: Dios, por favor, ayúdame. Se consideran a sí mismas como personas religiosas, pero están bromeando. Un practicante serio, tanto en la felicidad como en la desgracia, mantiene una continua presencia de Dios y de su naturaleza. No eres realista, ni remotamente espiritual, si te olvidas de ti mismo cuando las cosas van bien, rodeado por el chocolate y preocupado sólo por satisfacer tus sentidos y te diriges a Dios sólo cuando pasa algo malo. Eso no ayuda.

 

No importa cuál de todas las religiones del mundo consideremos, su interpretación de Dios o Buda o lo que quiera que sea , son simplemente palabras y mente, sólo estas dos. Por eso las palabras no importan mucho. De lo que tienes que ser consciente es de que todo, lo bueno y lo malo, toda clase de doctrinas y filosofías vienen de la mente. La mente es muy poderosa, por ello requiere que le demos una dirección firme. Un avión potente necesita un buen piloto, el piloto de tu mente debería ser tu propia sabiduría interna: la comprensión de la naturaleza de la mente. Entonces su energía poderosa puede ser dirigida para beneficiar tu vida en vez de permitir que corra descontroladamente como un elefante loco destruyéndote a ti y a los demás.

 

¿Te gustó este artículo? Te recomendamos leer Karma y Vacuidad

Centro de Meditación Budista Yamantaka

Carrera 27 # 61 D - 27 // Bogotá, Colombia

Para recibir las ultimas noticias en tu correo electrónico, subscríbete aquí.


Ni bien uno se da cuenta de que la solidaridad es útil, que es algo que vale la pena, de inmediato asume una decisión para cultivarla. -RT

Dalai Lama Dalai Lama